Según el informe “Growth Reporter” realizado recientemente por la consultora Nielsen, el mercado de gran consumo en España creció un 2% durante el segundo trimestre de 2015.

Este incremento en el gran consumo refleja la mejora de la economía española que registró un aumento del PIB del 3,1% entre abril y junio en comparación con el mismo periodo de 2014.

El consumo de los hogares impulsa esta recuperación económica según la consultora. Los consumidores han aumentado sus compras en un 1,1% a pesar de que actualmente llenar la cesta de la compra es el 0,9% más caro.

 El informe “Growth Reporter” señala también que España es el país que más ha crecido en comparación con Alemania, que registró un 1,5% de crecimiento, Francia, que creció el 0,6% e Italia, que registró un 0,4% de crecimiento. Además, esta evolución del mercado de gran consumo español ha evolucionado a un ritmo parecido al del conjunto de Europa, que creció un 2,4% en el segundo trimestre de 2015.

Según el estudio “Clima extremo y resistencia del sistema alimentario mundial”, elaborado por el “UK-US Taskforce on Extreme Weather and Global Food System, Resilience”, la agricultura necesita adaptarse desde el punto de vista tecnológico, político y agrario para poder resistir los efectos provocados por el cambio climático, a la vez que debe aumentar su productividad para garantizar la alimentación de una población creciente.

Este estudio analiza los riesgos del clima extremo en el sistema alimentario mundial y las consecuencias de las respuestas políticas y de mercado ante crisis de producción provocadas por inundaciones o sequías entre otros eventos.

El estudio plantea la necesidad de adaptar la agricultura a los cambios climáticos aumentando la productividad, reduciendo la diferencia entre los rendimientos actuales y los alcanzables y disminuyendo el impacto ambiental al mismo tiempo. Además, señala la necesidad de una significativa inversión pública y privada y una colaboración entre todos los implicados: científicos, agricultores, proveedores de tecnología y políticos entre otros.

El equipo de expertos que ha realizado esta investigación también señala las necesidades de comprender mejor a qué riesgos se enfrentan los agricultores y mejorar su gestión, así como mejorar el funcionamiento de los mercados internacionales y la resistencia de los países a las crisis de precios de materias primas agrícolas.

El último informe de la ONU sobre proyecciones de población mundial estima que en 2030 habrá 8.501 millones de personas, 9.725 en 2050 y 11.213 en 2100, por lo que la demanda de alimentos también aumentará. Según indica la FAO, en 2050 esta demanda se incrementará por encima de los niveles actuales. En este sentido, el estudio UK-US Taskforce advierte que al concentrarse las producciones más importantes (maíz, soja, trigo y arroz) en un número reducido de países, puede suceder que estos puntos se vean afectados por eventos extremos provocados por el cambio climático y que se produzca una carencia de materia prima que conlleve crisis de precios en los alimentos, como sucedió ya en 2008 y 2010.

Con el fin de adaptar los cultivos a las condiciones marcadas por el clima y el aumento de la población, las empresas de innovación y tecnología están trabajando para encontrar soluciones.

Según un informe elaborado por Eroski Consumer, los hogares españoles dedicaron un 15% de su presupuesto a la alimentación y las bebidas no alcohólicas en 2014. Este 15% supone alrededor de 4.000 euros de gasto al año y representa la segunda partida más importante después de la destinada a vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, a la cual se destinó un 32% del presupuesto (más de 8.700 euros al año). La tercera partida se corresponde con el transporte, en el que se gastaron más de 3.200 euros, representando un 12% del presupuesto familiar.

El estudio basado en datos actualizados de la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) y de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) realizadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), refleja que en total en 2014 cada hogar gastó una media de 27.038 euros, siendo las parejas con uno o más hijos los que desembolsaron una cantidad mayor (más de 31.000 euros).

Por comunidades autónomas, los hogares de País Vasco, Comunidad de Madrid y Navarra son los que registraron un gasto mayor: más de 31.300 euros, lo que se traduce en el 17% más que la media. Por el contrario, los hogares de Extremadura y Canarias son los que menos gastaron: algo más de 23.000 euros, lo que significa un 15% menos que la media general.

En el estudio de Eroski Consumer se refleja una recuperación en 2014 tras cinco años de caída. Sin embargo, el estudio también refleja una caída de la inversión familiar importante desde 2006: un 10,5% tomando en consideración la variación de los precios y un 22%, sin tenerla en cuenta.